Europa central: Viena, Praga, Bratislava

Tres capitales que formaron parte de un imperio. Hoy ciudades que caminan entre la historia y la vanguardia. Viejos y nuevos barrios, museos, cafés y arte en las calles: un circuito que permite descubrir en un solo viaje el bello triángulo que forman las capitales de Austria, la República Checa y Eslovaquia.

Los tiempos cambian, y con ellos las ciudades, países y continentes. Sin embargo, el peso de la historia y de la ubicación geográfica sigue presente: por eso un viaje al centro-este de Europa invita siempre a descubrir por qué estos destinos son diferentes de todos los demás y permanecen envueltos, ya entrado el siglo XXI, en cierto spleen –en el melancólico sentido baudelariano- que acentúa su encanto. A sus espaldas tienen un pasado imperial y un siglo XX agitado; en su presente, una mirada bien puesta en el futuro. Nuestro viaje nos lleva esta vez a tres capitales: Praga, Viena, Bratislava. La primera considerada entre las más bellas ciudades del mundo; la segunda la capital de la música y el arte; la tercera un puente discreto hacia otro mundo. A volar entonces sobre sus palacios barrocos y los ecos de sus valses, a brindar con sus jarros de cerveza y a caminar sus viejas calles con una nueva mirada.

 

También te podría gustar...